Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/12/07

insomnio

Las xantinas: café, té, mate, nuez de cola, cacao; son alcaloides muy extendidos en su consumo por todo el mundo. Se usan por sus propiedades organolépticas, es decir por su sabor y aroma, al actuar sobre los sentidos del gusto y el olfato (imaginemos una taza de té o café, o un buen chocolate humeante). En segundo lugar se consumen por sus propiedades come estimulantes y ligeros euforizantes, como dopantes para disminuir la sensación de fatiga y retardar la aparición del sueño.

La dosis estándar equivale a una taza de café exprés, que contiene entre 75-100 mgrs de cafeína.

Equivalentes a las xantinas naturales existen bebidas bicarbonatadas: coca cola, pepsicola, y nuevas como Redbull o Monster y Speed, que tienen cafeína como base de su acción estimulante, potenciada en su absorción por las burbujas del bicarbonato y CO2 que llevan en su composición. Algunas tienen en su composición vitaminas del grupo B: tiamina, niacina, B6, B12 y aminoácidos como la taurina; que contribuyen a darles una imagen saludable y aparentemente beneficiosa para la salud.

La realidad es que existe un peligro si se toman más de dos latas de estas bebidas mal llamadas energizantes y que en realidad son dopantes. Porque lo que provocan es una intoxicación cafeínica más rápida en su acción que si se tomara su equivalente en café. con aparición de taquicardia, insomnio, cefalea, nerviosismo, temblor, vértigo, aumento de la diuresis o ganas de orinar y raramente convulsiones; todo ello en función de la dosis y rapidez y frecuencia del consumo.

Se ha involucrado a la cafeína y la taquiarritmia que puede provocar con el desencadenar un infarto de miocardio; de aquí el riesgo de tomar bebidas “dopantes” como si fueran refrescos inocuos. Red Bull tiene 8o mgrs. de cafeína por lata. Por si acaso, en letra pequeña los fabricantes de estas bebidas avisan de algunos riesgos derivados de su consumo, en la propia lata.

Peligro especial es mezclar con alcohol, por la rápida instauración de una intoxicación “silenciosa”, es decir el consumidor no se da cuenta, no tiene consciencia del grado de afectación que tiene, al cortocircuitarse el nivel de alarma, por mezclar un estimulante como el red bull, con un depresor como el alcohol. Peligrosisimo cuando después de una noche en vela, de consumo de alcohol en cantidad, de estado de somnolencia, de estar con fatiga, con bajos reflejos, se toman estas bebidas para activarse y poder coger el coche para conducir, el sesultado es falsa euforia transitoria y microsueños tempranos, con lo que el accidente puede estar servido.

RETRASAR EL DESCANSO, ALARGAR LA NOCHE, NO ACORTA EL DÍA

NUESTRA MENTE Y NUESTRO CUERPO PASAN FACTURA

Read Full Post »