Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24/10/10

El ansia, querencia o “craving” por una droga es el tirón, la llamada o atracción irresistible que esa substancia ejerce sobre el consumidor, para que éste se vea en la obligación imperiosa de conseguirla y administrarsela, para aplacar su deseo. Es la que determina la intensidad de la dependencia o “enganche”.

El consumo continuado, habitual, diario, frecuente e intenso de cualquier droga va a producir y crear un estado de necesidad, que hace que el consumidor sólo piense en la droga y en su consumo, dejando de lado otras aficiones y progresivamente otras  necesidades básicas, con pérdida progresiva del autocontrol (“ya no controlo”); lo que le lleva a justificarse ante sí mismo, hace que niegue el problema, y lo traslade a los demás (“sociedad”) para vivir con su trágala.

Esto convierte al consumidor habitual de drogas en una persona esclava, que a los ojos de sus allegados ha cambiado en su forma de pensar, sus motivaciones y actitudes ante la droga que consume. De manera que el consumidor se ha vuelto más “favorable”, “justificador” y “perdonavidas con la droga”, a medida que se va adentrando en su consumo y dependencia.

Es un cambio de mentalidad y postura, que sólo ve ventajas y alicientes y niega los problemas derivados del consumo, está como “hechizado” y vive lo que se conoce como luna de miel con la droga.

Es un momento de muy difícil diálogo y contraste de opiniones, por la idealización que ha hecho de la substancia. Todo ello se debe a mecanismos neurobiológicos, que se apoyan en los circuitos cerebrales de la recompensa, con cambios en los transmisores y neuroreceptores, que al modificarse en su equilibrio hace que se instaure progresivamente la adicción o dependencia, con distanciamiento de la realidad y como único motivo de vida satisfacer el estado de necesidad y el craving.

LO PEOR DE LAS DROGAS ES QUE TE PUEDAN GUSTAR

Eupsike no se responsabiliza de la publicidad que aparezca debajo del Post.

Anuncios

Read Full Post »